Un bailarín sin técnica es como un escritor sin vocabulario.

10:58
Si bien es cierto que muchos flamencos critican el exceso de técnica que existe hoy en día en las coreografías, creo que esta herramienta es fundamental para nuestro desarrollo y evolución como artistas. La danza es un medio de comunicación sin lugar a duda, expresa sentimientos, estados de ánimos, pensamientos e ideas. Dicho esto, es importante recalcar que para su desarrollo necesita preparación física y conocimiento de la técnica.

Para que un bailarín sea el material de comunicación en movimiento, necesita de la habilidad y la técnica que la danza le provee. Es necesario estudiar, estudiar y seguir estudiando, esta es la clave para evolucionar y tener las bases necesarias para que podamos defendernos en un escenario.



En mi opinión, la técnica es una llave que nos abre la puerta de nuestros sentimientos, sin ella nuestros movimientos se quedarían cortos o no pudiéramos expresar ampliamente lo que queremos transmitir. Del mismo modo, la técnica es nuestro guía y protector, nos cuida de lesiones y nos ayuda a tomar decisiones en momentos cruciales.

"Un bailarín sin técnica es como un escritor sin vocabulario" 

Después de un tiempo formándonos, estudiando, equivocándonos, corrigiéndonos, el cuerpo asimila la técnica aprendida, no en vano dicen que "el cuerpo tiene memoria", él recuerda bien las horas de ensayos, las lecciones de los profesores y las innumerables repeticiones de cada movimiento. Por esto, al salir al escenario, nuestra mente debe olvidar la "perfección" y el "tecnicismo", debe dejar que el cuerpo con lo que ya sabe se exprese libremente.  


 "Los grandes bailarines no son geniales por su técnica, son geniales por su pasión"

(Martha Graham)


Con esta frase quiero detenerme y hablar de la pasión, que para mí va ligada a la técnica en un punto, porque la pasión es la que te motiva a trabajar, ser constantes, disciplinados, estudiosos y desarrollar nuestro estilo con responsabilidad. Sin pasión, la creatividad se ve frustrada y difícilmente podamos conectar con la audiencia. 

Para cerrar les dejo esta reflexión... al César lo que es del César. La técnica para el salón y los ensayos, la pasión para el público y los escenarios.


Fotografías: Gustavo Lombardo.
Maquillaje: Gustavo Lombardo.
Peinado: Misael Gordils.
Vestuario: Liliana Páez.
Zapatos: Luna flamenca.
Locación: Academia Siudy

Con la tecnología de Blogger.