La fuerza está dentro de ti.

Constantemente la vida nos presenta distintas pruebas, pero está en nosotros verlas como retos o como obstáculos... Durante mucho tiempo yo no veía esas "circunstancias" como "oportunidades"  hasta que me di cuenta de que cuando no sucede lo que quieres, se te abre un mundo de posibilidades que no habías imaginado y para enfrentar ese nuevo camino es importante desarrollar la fuerza interior.

En este post quiero enseñarles de alguna forma a desarrollarla.


La fuerza interior nace cuando la necesitamos. En primer lugar, debes prepararte para afrontar los problemas de la vida, y no tratar de evitarlos. Debes identificarlos y atacarlos inmediatamente, sin esperar a que comiencen a destruir tu vida. Cuando decides enfrentar cada dificultad a tiempo, no pierdes tu tiempo, sino ganas fortaleza interior.

Reza como si Dios cuidase de todos, actúa como si todo dependiese de ti”. 

Las personas que tienen una gran fuerza interior ponen en práctica esta antigua recomendación. Aunque algunos creen en la suerte, también se preocupan por darle una mano. No se sientan a esperar a que la fortuna llame a su puerta sino que salen a buscarla y siempre tienen la disposición adecuada para captar las oportunidades al vuelo. Son personas con un gran control interno, personas que toman las riendas de su vida y que actúan como si todo dependiese de ellas, aunque saben perfectamente que no es así. Sin embargo, esa actitud les da fuerza.


Por otro lado, muchas personas no son capaces de celebrar el éxito de los demás porque lo viven como un fracaso personal. Piensan en el éxito como si fuera una cuota a repartir y mientras más tengan los otros, menos quedará para ellas. Con este pensamiento aparece la envidia, el resentimiento y la frustración, sensaciones que no mejorarán tu vida. Sin embargo, las personas con fuerza interior son capaces de alegrarse por el éxito de los demás y aprenden de ellos. 


¿De quién nos rodeamos?

También es muy importante evitar las personas negativas, comprender la interacción energética con la gente ayudará a protegerte de aquellos que agotan tus reservas de poder. Los vampiros y manipuladores energéticos son personas capaces de restar energía en tu vida. Al tratar con estas personas, es mejor mantener la distancia y aplicar rigidez.



Ser agradecido y generoso:

Es necesario ser siempre agradecido. Las personas de gran fuerza, ya sea cuando se levantan o antes de acostarse, suelen dedicarle unos minutos a la gratitud. Hacen un inventario de las principales razones por las cuales se sientan agradecidas. Este pequeño ejercicio les permite reencontrar la tranquilidad interior y les da la energía que necesitan para enfrentar los proyectos que tendrán al día siguiente.

Del mismo modo, cuando abrimos nuestro corazón con generosidad hacia los demás, recibimos mucho más de lo que ofrecemos, en forma de bienestar personal. Dar y darse es el mejor remedio para combatir la soledad, las dificultades económicas y el temor al futuro.


Para cerrar les dejo este proverbio chino “ No te quejes de la oscuridad, enciende una vela”.

Fotografías: Paco Rosso.
Vestido: Liliana Páez.
Zapatos: Menkes.
Mantón de manila: Juan Carlos Granda.

Con la tecnología de Blogger.